¿Quién no tiene a día de hoy un modernísimo Smartphone? ¿Existe alguien en el mundo que no tenga whatsapp? ¿Y twitter? ¿Y Facebook? Pocas personas no tienen algo de esto instalado en su teléfono móvil que usa casi 24 horas al día de una manera o de otra.

Y cuando hablamos de una manera o de otra durante las 24 horas del día nos referimos también a que el estar conduciendo no es impedimento para muchos para estar usando estas herramientas de comunicación 2.0. Que si una fotito por aquí, que si un video con la música que me gusta por allá, que si ahora me escribe mi amigo y tengo que responderle mediante grabación de voz… ¡Pero qué estamos haciendo!

Mientras estamos conduciendo no podemos estar con los sentidos puestos en otra cosa. No podemos quitar la vista de la carretera, no podemos quitar las manos del volante, no podemos despistarnos y sobretodo hay que olvidar todas esas situaciones que nos hacen estar intranquilos y con estrés.

Los datos de siniestralidad hablan por sí solos y si hacemos una diferenciación entre unos accidentes u otros, los casos en los que se producen por un despiste por el teléfono móvil nos echaríamos las manos a la cabeza. Un coche que circula a unos 120 km/h se estima que recorre 33 metros por segundo, por lo que no debemos ni por asomo estar pendiente de otras situaciones que no sean la de conducir correctamente y no poner en peligro nuestra integridad física ni la de los demás. Los datos hablan por sí solos. En los últimos años el porcentaje de accidentes con víctimas mortales implicadas es de 13,15 % con un total de 18.497 percances por conducción distraída o desatendida.

Más datos que se manejan sobre estas situaciones es que la Guardia Civil ha llegado a poner hasta 121.668 denuncias por el uso del teléfono móvil en el coche, por lo que si hacemos un balance de las cosas que podríamos evitar sin actuáramos correctamente frente al volante. En las últimas encuestas desarrolladas sobre el uso del móvil al volante casi el 59% de los conductores confirman que han usado el teléfono mientras conducían, ya sea por medio de llamadas o usando otras aplicaciones. Así, un alto porcentaje admite que en alguna ocasión han estado cerca de tener algún percance por estos motivos.

Desde Torcal Autoescuelas te recomendamos evitar una conducción arriesgada llena de distracciones y llena de peligros. No solo está en peligro tu seguridad, sino también la de las demás personas con las que compartes la vía pública. No te arrepientas cuando ya no tenga solución. Pon tus cinco sentidos en la carretera y al volante, nunca sabes lo que puede pasar.