El plan PIVE continuará durante 2015 con una inyección de más de 175 millones de euros. Por ello, si creías que te habías quedado sin la ayuda del gobierno, o no sabes aun las condiciones que debes cumplir, hoy te damos las pistas para poder acogerte a esta subvención.

El plan PIVE aporta ayudas de entre 1.000 y 1.500 euros más otro tanto de descuento promocional que asegura el concesionario. Lo cual supone que se pueden obtener descuentos de entre 2.000 y 3.000 euros (para familias numerosas o personas con minusvalía) en la compra de un nuevo vehículo.

Si quieres acogerte al plan debes entregar un coche de mínimo 10 años de antigüedad o 7 en caso de que sea un vehículo comercial. Para obtener en descuento del concesionario debes entregar un certificado de destrucción del vehículo antiguo y la baja definitiva del coche en la DGT. Esto significa que no tienes que devolver el coche a su casa oficial y comprar uno de la misma marca, solo debes de dar de baja el coche antiguo y elegir el vehículo nuevo que te gustaría adquirir.

Uno de los objetivos fundamentales del plan PIVE es el ahorro energético y la reducción del consumo de combustible. Por esto se “premia” la retirada de vehículos antiguos y la compra de coches más eficientes.

En ningún caso entregaremos el coche en el concesionario, sino que serán las autoridades habilitadas para ello las que responderán por el vehículo.

La segunda parte del plan obliga a las personas interesadas a adquirir un coche dentro de los concesionarios que estén adheridos al PIVE. Además el coche nunca podrá superar los 25.000 euros de coste.

Si quieres cambiar de coche, desde luego este es el mejor momento, no dudes en acudir a tu concesionario.

Si quieres saber más sobre nosotros, no dudes en visitar nuestra web www.torcal.es