Los accidentes de tráfico pueden ocasionarnos graves lesiones para toda la vida, y muchas de estas secuelas pueden pasar a convertirse en enfermedades crónicas que nos acompañen en nuestros caminos al volante.

Por tanto, los accidentes de tráfico y sus consecuencias no son sólo las lesiones que provocan en la persona, sino que constituyen un problema de salud público ya que afecta a la salud integral de la persona y de las sociedades. Estas lesiones, junto con las enfermedades mentales, son los dos problemas de salud más importante en los comienzos del siglo XXI.

Tras un accidente, muchas personas pueden quedar en «shock» y tener miedo al hecho de conducir de nuevo. “Desde que tuve el accidente no puedo subir al coche”, “Solo de pensar que tengo que coger el coche me encuentro mal”, “Cuando tengo que conducir me bloqueo y no puedo hacer nada”.

Estos síntomas y este mal estar significa que estás sufriendo amaxofobia.

La amaxofobia es aquella fobia o miedo irracional a conducir un vehículo que puede deberse, por ejemplo, a la inseguridad, a la participación de seres queridos en accidentes o a cualquier tipo de recuerdo doloroso relacionado.

LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS DE LA AMAXOFOBIA:

– Evitas coger el coche a toda costa.
– Cuando conduces visualizas posibles accidentes.
– Al volante te dan ataques de pánico.
– Al conducir te sudan mucho las manos.

Si sientes todo esto, no te preocupes. 1 de cada 3 conductores sufre esta fobia en alguna circunstancia de su vida y tiene solución.

 

SUS CAUSAS:

Entre las diferentes causas que producen amaxofobia destacan 3:

  1. Conducir con miedo. Esto suele afectar a los conductores novatos que al empezar a conducir solos no se encuentran del todo seguros y este temor aumenta a medida que cogen el coche.
  2. Situación de estrés laboral o personal. Cuando sufres un ataque de pánico al volante provocado por una situación de estrés terminas asociando este ataque al hecho de conducir por lo que surge así miedo a conducir.
  3. Sufrir un accidente. Cuando alguien sufre un percance ya sea como conductor o como pasajero, es normal que de forma recurrente las imágenes de los sucedido les invadan. Superar esto suele llevar tiempo y en el caso de no poder afrontarlo es cuando se desarrolla el miedo a conducir.

 

CÓMO SUPERARLO

Es difícil superar este tipo de fobias, ya que requiere mucho tiempo, trabajo mental y estar en manos de profesionales que nos ayuden a superar el problema.

Muchas autoescuelas se han especializado para tratar a este tipo de conductores, entre ellas nosotros, Torcal Autoescuelas.

Nosotros intentamos curar este miedo mediante un curso que busca que el conductor se enfrente a diferentes simuladores que imiten diversas situaciones de la conducción. Nuestros profesionales te ayudarán primero a identificar el origen del miedo para aprender a controlarlo. Una vez identificado, la única manera de superarlo es enfrentarse a ello.                                                                                   Tratamos el tema del miedo, cómo actuar ante el, cómo influye tener miedo en la conducción…etc.

Para más información sobre este curso visita nuestra web www.torcal.es 

Torcal Autoescuelas

Por tanto, antes de dejar de conducir y aferrarnos a esa fobia para siempre, debemos ser valientes e intentar afrontar el problema ya que existen numerosos medios para poder superarlo con éxito.

Conducir nos aporta independencia, libertad, adrenalina, seguridad, alegría y muchísimas más emociones fascinantes. No lo dejes a un lado.

«Cuanto más tiempo dejes de conducir, más trabajo te costará volverte a poner al volante.»

¡¡Hasta pronto!!

Si quieres saber más de nosotros, no dudes en visitar nuestra página web www.torcal.es.