Año tras año, la DGT va recopilando el número de fallecidos por accidentes de tráfico en las carreteras españolas, dejándonos datos escalofriantes. Cada informe reivindica la necesidad de seguir fomentando la educación vial en diferentes etapas de la educación: desde colegios a los niños, como hasta en las autoescuelas para los nuevos conductores. No obstante y a pesar de identificar en qué segmentos de edad insistir, la Dirección General de Tráfico invierte constantemente en fuertes campañas de concienciación.

Es de vital importancia recordar que la educación vial comienza en casa y siempre desde una edad temprana. En ello, cobran gran valor los padres, puesto que son los responsables de comunicar a sus predecesores los valores, normas y actitudes fundamentales. Al igual sucede con los centros escolares y/o de aprendizaje, en cuya labor destaca la formación mediante juegos u otras herramientas.

¿Y la educación vial en adultos?

A fin de cuentas, son ellos los responsables de transmitir y aplicar tales conocimientos. De hecho, son los conductores noveles quienes más se preocupan por recordar, entender y por supuesto, aplicar las normas, ya sea por seguridad propia o ajena.

En los países europeos, destaca como principales razones de accidente los siguientes: consumo de alcohol y/o drogas, excesos de velocidad y finalmente por errores humanos. Entre estos últimos se incluyen las distracciones al volante, siendo el uso del teléfono móvil una de las causas más destacables.

¿Qué hace Torcal Autoescuelas para mejorar la educación vial?

Para asegurar el futuro y presente de la educación vial, en Torcal Autoescuelas:

  • Aprovechamos los cursos intensivos, así como la teoría sobre accidentes y civismo para crear clases de concienciación acerca de las normas viales. En todo momento tratamos de implicar y educar al alumno en torno al cumplimiento de las mismas.
  • Utilizamos diversas herramientas y tecnologías en las clases prácticas, como pueden ser los vídeos e incluso un simulador de vuelco. De hecho, este último es utilizado por los diferentes centros educativos, así como por las autoridades para crear concienciación entre los más jóvenes. Se trata de un elemento bien acogido dada su naturaleza divertida.
  • Insistimos y hacemos hincapié durante las clases prácticas con las normas y mediante ejemplos tal como recordatorios con intermitentes, stops, luces, etc.

El objetivo no es otro que conseguir una conducción responsable entre los futuros conductores. Para el resto de edades, la propia DGT (Dirección General de Tráfico) nos facilita recursos didácticos, así como programas educativos. Recordad que no sólo es por vuestra seguridad, sino por la de los demás. Estamos seguros que entre todos, lograremos reducir esos datos que nos dejan helados.

En cualquier caso, si necesitáis resolver cualquier tipo de duda, estaremos encantados de resolverla. ¡Hasta la próxima!