Si tienes una o varias mascotas y por supuesto no puedes dejarlas atrás en tu próxima escapada, te vamos a contar cómo viajar con perros. Para ello, lo que tenemos que tener en cuenta antes de nada es que existen dos factores fundamentales: la seguridad y el civismo y respeto al resto de ciudadanos.

Es necesario que las personas con mascotas conozcan las normas que se les aplican, puesto que contribuirá al beneficio propio, como al del resto de usuarios de la sociedad.

Entonces, ¿cómo podemos transportar perros en un vehículo?

Sin duda alguna, la mejor opción para viajar con tu mascota y la más cómoda, es hacer paradas tantas como se pueda para que nuestro amigo de 4 patas no se estrese, pueda estirarse, así como hacer sus necesidades. Y oye, tampoco es algo que a nosotros nos venga mal.

No obstante y para poder garantizar la seguridad según la DGT, hay que seguir las siguientes indicaciones:

  • Acompañar al animal o mascota de su documentación: cartilla sanitaria sellada y actualizada por un veterinario colegiado y en el supuesto de tratarse de un viaje por la Unión Europea, además habrá que llevar con él su Pasaporte para Animales Domésticos. Por supuesto, el microchip será esencial en caso de pérdida de la mascota.
  • Sujetar al animal debidamente al vehículo, así como evitar que pueda interferir en la conducción. Para ello, se colocará un separador que impida que pueda causar distracciones o causar molestias.
  • En el supuesto de accidente, un perro puede aumentar la probabilidad de riesgo y peligro, puesto que saldría despedido pudiendo dañarse asimismo como al resto de pasajeros.

Aunque existen diferentes modos de viajar de forma segura, el trasportín siempre será una buena opción para nuestros compañeros con tamaños pequeños. Eso sí, deberás colocarlo en el suelo de los asientos traseros del coche. Si se trata de perros grandes, deberán ir en el maletero.

También existe la posibilidad de habilitar los asientos traseros con un asiento diseñado especialmente para perros, al igual que utilizar un arnés o incluso un cinturón de seguridad para los mismos. En caso de preferir que viaje en el maletero, la barrera o separador que impida al perro pasarse a las zonas delanteras del vehículo, será imprescindible.

*IMPORTANTE: Los perros considerados como potencialmente peligrosos, además de lo anterior, deberán disponer y llevar consigo en cualquier viaje, un seguro de responsabilidad civil, así como la licencia administrativa.

¿Qué os ha parecido la publicación? ¿Os han aclarado las dudas para viajar de forma correcta con vuestros queridos acompañantes? Si es así, esperamos que podáis compartirlo; en caso de que no, coméntanos y te las aclaramos sin problema. ¡Hasta la próxima y buen viaje, pilotos!