Viajar en moto es una experiencia que todo usuario de las dos ruedas debe experimentar al menos alguna vez en la vida. Para aquellos que nos consideramos amantes de las motocicletas, recorrer las curvas interminables de una carretera de montaña o sentir como tu casco es golpeado por la brisa del mar, son sensaciones que solo hacen acrecentar nuestra pasión por las motos.

En función al tipo de viaje que queramos llevar a cabo, tendremos que tener en cuenta la naturaleza del tipo de recorrido que vamos a realizar, así como las condiciones a las que nos vamos a someter. Es decir, no es lo mismo realizar un viaje en en primavera que en verano, o un recorrido de media distancia u otro de larga distancia. De tal forma que nos debemos adaptar a las formas y condiciones del recorrido en sí mismo.

Si es tu primera vez o incluso si ya tienes experiencia viajando en moto, te recomendamos que tomes buena nota de los siguientes consejos que te ayudarán a que tu viaje sea más ameno, cómodo y seguro. ¡Coge lápiz y papel!

  1. Planifica tu viaje.

Aunque seamos amantes de la improvisación y de la libertad que nos da decidir en cada momento que hacer, donde ir o donde parar, es importante que para evitar una mala experiencia o situación incómoda, planifiquemos correctamente nuestro viaje.

Dentro de la planificaficación, lo primero que debemos hacer es realizar un buena revisión a nuestra moto. Esto nos ayudará a viajar de forma más segura y a evitar situaciones indeseadas.Otra parte importante de la planificación, es decidir la ruta que vamos a realizar. Tendremos en cuenta el estado de la carretera, los peajes, el tipo de tramo, las diferentes etapas y el repostaje.

Por último debemos decidir cuales serán las mejores horas del día para conducir, para ello tendremos en cuenta la situación del tráfico, la época del año o la longitud de la etapa que vayamos a realizar. Así de esta forma evitaremos las horas de calor, las operaciones salidas y nos ahorraremos llevar a cabo desplazamientos demasiado largos.

  1. Ropa y equipamiento adecuados.

Cuando conducimos una moto, nuestro cuerpo pasa a formar parte del chasis del vehículo, ¡Esto es innegable!, por ello nos debemos proteger adecuadamente ante los peligros que conlleva sufrir una caída. Para ello recomendamos siempre llevar un equipamiento completo y de calidad. No nos pueden faltar: casco, guantes, chaquetas y pantalón adaptados a la conducción en motocicleta. Recuerda que la ropa es tu segunda piel y que el casco simplemente te puede salvar la vida.

Es importante destacar que si viajas en épocas del año frías deberás tener en cuenta la sensación térmica y si viajas en época de calor, no renuncies bajo ningún concepto al material que te recomendamos. Otro equipamiento que nos resultará útil es el uso de gafas de sol, a ser posible polarizadas, ya que, reducen los deslumbramientos, mejoran la visibilidad y reducen la fatiga ocular. ¡Por cierto si todavía no sabes lo que son las gafas polarizadas, echa un vistazo al post donde lo explicamos!

  1. Encuentra tu postura más cómoda.

¡Esto es vital!, recuerda que vas a pasar varias horas conduciendo tu moto y probablemente no en circunstancias de conducción demasiado fáciles. Una posición incómoda nos puede llevar a sufrir dolor de cuello o espalda, lo que puede acabar con nuestro viaje ¡y no queremos que esto nos pase! Por ello te recomendamos antes de empezar a conducir ajustar el asiento (siempre que nuestra moto lo permita) y buscar un postura natural, que no conlleve sobrecargas musculares. ¡No dudes en hacerlo, vas a disfrutar aún más!

  1. Hidratarse y descansar.

Es fundamental para nuestra seguridad. Conducir una moto durante varios kilómetros o horas puede llegar a ser agotador, si a ello le unimos que por la dificultad del trazado o por las condiciones climatológicas estamos llevando a cabo un esfuerzo físico, los niveles de fatiga son mucho más altos. Nuestro consejo es que pares cuantas veces consideres oportuno, no escatimes en descanso, y sobretodo mantente bien hidratado. Los refrescos con cafeína son ideales, ya que a la vez que nos hidratan, nos mantienen activos y nos aportan energía.

  1. Precaución ante todo.

¡Tenemos siempre que recordarlo!, no corras, respeta siempre las señales de tráfico y sobretodo, presta la máxima atención a todo lo que ocurre a tu alrededor. Recuerda que el viaje empieza en casa y termina de nuevo en casa.

Estos son algunos de los consejos más importantes a la hora de viajar en moto. Aún así lo más importante es siempre tener sentido común y ¡Cómo no!, disfrutar del placer de recorrer las carreteras con nuestra motocicleta, ¡una experiencia única!