En los últimos meses hemos asistido a un importante cambio de normativa que ha propiciado la aparición de un nuevo tipo de matriculas que seguramente no te haya pasado inadvertido. Efectivamente, estamos hablando de las nuevas matrículas de color azul que incorporan algunos vehículos. Si todavía no sabes de que va el asunto, ¡No te preocupes! resolvemos todas tus dudas en este post.

En un colectivo tan castigado por el intrusismo como es el del transporte de pasajeros, se ha demandado siempre algún tipo de medida que plantase cara de forma directa a los taxis piratas que tanto daño han hecho a este sector. Es por eso que en 2016 se llevó a cabo una proposición formal al gobierno de algún tipo de medida que acabase con el problema y de paso otorgase ciertas garantías al consumidor.

La nueva matrícula de color azul

Finalmente después de algunos años, el pasado mes de julio se puso en práctica la orden ministerial PCO/810/2018, en la que se establece la obligatoriedad de que ciertos vehículos lleven una nueva matrícula con el fondo de color azul y con letras y números de color blanco.

¿Qué vehículos la tienen que llevar?

La nueva norma establece que los taxis y los vehículos de alquiler con conductor de hasta 9 plazas, más conocidos como VTC, deberán sustituir de forma obligatoria la matrícula trasera tradicional (de color blanco, con caracteres en color negro) por la nueva matrícula de color azul. La normativa da un año de plazo para que todos los vehículos de estos dos colectivos hayan cambiado la matrícula convencional por la nueva de color azul, manteniendo la delantera sin cambios. Además cabe destacar que las nuevas matriculaciones de estos dos tipos de servicios de transporte vendrán ya con la norma aplicada.

¿Qué objetivo tiene?

Como comentábamos anteriormente, con la aplicación de esta nueva norma se busca combatir el intrusismo en un sector que siempre se ha visto vulnerable ante la actuación de ilegales, además de ofrecer máximas garantías a los consumidores. Las nuevas matrículas de color azul van vinculadas a un número de licencia determinado y su fácil identificación garantizan a los clientes que el servicio que están utilizando es completamente legal.

Ya son varios países de la Unión Europea como Bélgica, Grecia o Países Bajos los que han implementado esta medida con resultados satisfactorios. Por otra parte no se descarta que este sistema se extienda a otros usos como el que sería la identificación de diferentes tipos de vehículos, como los eléctricos.