Todos los moteros lo saben ¡No hay duda! Conducir una moto es algo que aporta muchas ventajas en nuestro día a día. Desde luego se trata de un medio de transporte que resulta cómodo, rápido y muy práctico, el cual nos permite superar atascos o encontrar aparcamiento incluso en las situaciones más complicadas. Todo ello hace que para muchos motoristas sea casi impensable la opción de renunciar a ella, incluso en los días de lluvia, en los cuales además de ser algo más incomodo, debemos extremar las precauciones.

Pero la pregunta es ¿Afecta realmente la lluvia a la conducción de mi moto? La respuesta es sí y además más de lo que crees. Por eso en el Blog Torcal hemos querido elaborar una guía sobre todas las precauciones y buenas prácticas que debes tener en cuenta si sueles conducir tu moto mientras llueve. ¿Arrancamos?                                          

¿Cómo conducir una moto con lluvia?

Si hay algo que caracteriza a un motorista es su capacidad para adaptarse a las circunstancias de la circulación ¡Y cuando llueve no podría ser menos! deberás adaptar tu conducción a unas condiciones de agarre y frenada distintos. Toda precaución es poca y debemos ser anticipativos para evitar poner en riesgo nuestra seguridad y la del resto de conductores.

Uno de los consejos más importantes que podemos daros en cuanto a la conducción, es intentar reducir al máximo las posibilidades de deslizamiento, manteniendo la moto de la forma más recta posible, evitando de esta forma posibles giros y movimientos bruscos en curvas y rotondas. Teniendo en cuenta que cuando llueve nuestros neumáticos pierden entre un 20 y un 30% de agarre parece bastante sensato hacerlo ¿no crees?

Otro de los puntos claves de nuestra conducción a la que debemos prestar mucha atención es sin duda la frenada. Intentar frenar de la forma más controlada y efectiva será el primero de nuestros objetivos. ¿Cómo hacerlo? Fácil. Lo primero que debemos tener en cuenta es intentar evitar al máximo realizar frenadas bruscas, haciendo uso en la medida de lo posible del embrague y el freno motor.

Lo segundo que debemos tener en cuenta es que debemos priorizar el uso del freno trasero. Las razones son muy sencillas, el freno delantero a pesar de ser el más generalizado entre los motoristas, hace que la rueda soporte más peso y mayor fuerza de freno algo que combinado con la lluvia puede provocar resbalones o caídas. ¡Recuerda el freno trasero es tu aliado!

¿Cómo conducir una moto con lluvia?

Equipamiento para moto

Como ya hemos visto, cuando llueve y estamos circulando con nuestra moto en ciudad, se dan una serie de circunstancias adversas para los motoristas, entre ellas el suelo está mojado, hay menor visibilidad, se producen más maniobras peligrosas, etc. Es por ello que un correcto equipamiento de moto para la lluvia deberá ir encaminado a potenciar dos cosas: la protección y la visibilidad.

Estos dos preceptos deben manifestarse de algún modo en nuestro equipamiento entre ellos la ropa. No podrán faltar en nuestro equipamiento chaqueta, espaldera, rodilleras y otros elementos que podrían protegernos de cualquier tipo de impacto. Este equipamiento además deberá ser en la medida de lo posible reflectante para potenciar las probabilidades de ser vistos, aunque sin no es este el caso, siempre podremos incorporar cintas que cumplan esta función.

Además de ser vistos, tenemos que poder ver correctamente. Para ello no debemos olvidarnos de nuestro casco, el cual muy probablemente con la lluvia acabará empañándose. Para evitarlo podemos usar lo que llamamos Pin-Lock, que no es más que una lámina que podemos instalar en el interior de la visera de nuestro casco y que mediante la cámara de aire que crea evita el empañamiento. Por último tenemos los retrovisores, a los cuales podremos aplicar un tratamiento para repeler el agua y así poder ver perfectamente a través de ellos.                      moto lluvia

Equipamiento para moto

Una carretera llena de trampas

Si cuando conducimos una moto en condiciones normales debemos estar muy atentos a todo lo que tenemos a nuestro alrededor, cuando llueve cualquier elemento de la calzada se puede volver en nuestra contra poniendo a prueba incluso a los motoristas más experimentados.

Algo que ocurre con cierta frecuencia es que nos encontremos con manchas de aceite adheridas a la carretera. Cuando llueve este aceite se libera del asfalto y provoca que los neumáticos de nuestra moto no se adhieran correctamente a la calzada. ¡Mucho ojo con estas manchas!

Sin dejar de lado el asfalto, cualquier conductor de moto experimentado sabe que es muy habitual encontrarnos zonas en el que el mismo se encuentra de alguna forma deteriorado. El desgaste junto a la lluvia, puede hacer que la calzada se convierta en una auténtica pista de patinaje. ¿Nuestro consejo? ser previsor y conducir de forma prudente.

Una carretera llena de trampas

No nos olvidamos de las líneas pintadas en la calzada. Sea cual sea el formato en la que nos las encontramos: Líneas continuas, discontinuas, pasos de peatones, etc. La pintura, la cual suele ser bastante lisa, unida a la lluvia hace que los neumáticos de nuestra moto se deslicen con mucha facilidad, algo que resulta muy peligroso.

Por último, a estas alturas ya habrás oído hablar del Acqua Planning ¿verdad? Pues bien, en las motos es un efecto que se produce con mucha mayor frecuencia y de forma aún más intensa. Nuestro consejo es: ¡Evita los charcos siempre que puedas!

El mantenimiento de tu moto es determinante

Es quizás uno de los factores más determinantes y a la vez más olvidados por la mayoría de los conductores. En la carretera podemos tomar todas las precauciones que fuesen necesarias, pero si cualquier componente de nuestra moto falla de forma repentina, ya sea por su desgaste o por su falta de mantenimiento, las probabilidades de acabar deslizándonos por el asfalto mojado, son muy altas.

El primer elemento clave del que nos debemos asegurar su correcto estado son los neumáticos. Controlar su estado y presión es algo fundamental, puesto que un neumático desgastado, en el que su dibujo se ha visto borrado, no es capaz de evacuar el agua que entra en contacto con la rueda. Esto provoca un efecto similar al Acqua Planning en el que podemos perder el control de nuestra moto.

El mantenimiento de tu moto es determinante

Los frenos será otro de los elementos a los que más atención debemos prestar. Unas pastillas y discos de frenos en perfectas condiciones nos permitirá poder frenar de una forma suave y progresiva, permitiendo un máximo agarre al asfalto.

Finalmente el tercer componente que debemos revisar con bastante periodicidad son las luces. Ver y ser vistos es algo esencial, por ello debemos asegurarnos que la iluminación de nuestra moto funciona correctamente y que sea posible que en los días de poca visibilidad como son los días lluviosos, el resto de conductores nos puedan identificar de forma rápida. ¡Recuerda! no olvides que cuando llueve debes tener siempre las luces de posición encendidas.

¡Y esto es todo! Esperamos que esta completa guía te sirva de ayuda para conducir tu moto de forma segura ¡incluso los días lluviosos! Por cierto, si te flipan los viajes en moto, no te puedes perder este post sobre los mejores consejos para realizar un viaje en moto. ¡Nos vemos en los comentarios!

Fotografias – www.unsplash.com | www.pexels.com