Uno de los mayores peligros que trae consigo el invierno es la nieve. Muchos de los accidentes que ocurren en esta época del año se deben a la perdida de adherencia y control que sufren los coches y sus conductores con la nieve.

Al igual que con el resto de inclemencias meteorológicas, es fundamental, extremar las precauciones y no perder nunca la atención. En muchos casos los accidentes se deben a despistes por parte de los conductores y está en nuestra mano que esto no ocurra.

conducir con nieve

Pero además, hoy queremos que puedas aprender pequeños trucos para que tu conducción sea más segura:

  • Cuando arranques el coche, trata de acelerar lo más paulatinamente posible. Si el coche patina, aumenta la marcha para que se reduzca la fuerza en las ruedas.
  • Si vives en una zona donde la nieve y el hielo es común, cambia tus neumáticos normales por unos de invierno. Te facilitara la conducción, sino, usa las cadenas y conduce con precaución.
  • Sigue el rodaje de otros vehículos para evitar las zonas con menor adherencia
  • Trata de frena con el motor reduciendo las marchas, en vez de con el propio freno. Si tienes que frenar con el pedal, hazlo con las ruedas rectas y frena con pequeños golpes.
  • Si pierdes el control del coche, NO FRENES, trata de no perder la calma, levanta el pie del acelerador y trata de dirigir el coche con el volante. Gira suavemente el volante siempre en la dirección en la que “culea” el coche.
  • Cuando vayas a tomar una curva, hazlo con delicadeza y movimientos suaves. Nunca gires el volante más de lo debido.
  • Aumenta la distancia de seguridad y la atención a la carretera. Adelanta los movimientos que vayas a realizar.

Pero sobre todo, si no te sientes seguro conduciendo con nieve o el tiempo es demasiado complicado, evita coger el coche. Esta es sin duda la mejor manera de evitar accidentes.

 Si quieres saber más sobre nosotros, no dudes en visitar nuestra web www.torcal.es