Uno de los mayores temores que hay a la hora de conducir en invierno es el miedo a las inclemencias meteorológicas. La lluvia, el viento, la nieve o el hielo pueden dificultar la conducción en carretera.

Pero no hay que tener miedo, por eso hoy te damos consejos para que la conducción en la lluvia sea lo más segura posible.

1. Toma todas las precauciones posibles. En situaciones donde conducir se vuelve más peligroso es importante extremar las precauciones, aumentar la distancia de seguridad, evitar adelantamientos peligrosos y cuidar el espacio con otros vehículos y personas.

2. Cuando aparques tu vehículo cuida que no esté en una zona de inundación o riada. Si por desgracia tu coche se ve finalmente inundado hace unos días hablamos en el blog de cómo recuperarlo

3. Trata de conocer el estado de las carreteras que vayas a transitar. Y asegúrate cuando llegue el invierno de tener tu coche en perfecto estado, comprueba el dibujo de los neumáticos, los niveles de líquidos, los limpiaparabrisas en buen estado etc.

4. Cuando empieza a llover es cuando hay más riesgo de sufrir “aquaplaning”, si esto sucede, no toques los pedales y agarra fuerte el volante. En ningún caso aceleres ni frenes.

5. Si te encuentras en medio de una tormenta o riada, evita cruzar zonas cubiertas donde no veas la profundidad.

6. Si te encuentras en una riada, abandona el coche. No merece la pena arriesgarse por el bolso o los papeles.

7. Si no te da tiempo a salir del coche y te arrastra la riada, trata de no ponerte nervioso, continúa con el cinturón por tu seguridad. Cuando el coche se estabilice, desabróchate el cinturón y trata de abrir la puerta, a veces, si el coche se está inundando es difícil debido a la presión, trata de esperar hasta que la presión se iguale y entonces podrás salir.

Infografía_consejos para conducir bajo la lluvia

 

Si quieres saber más sobre nosotros, no dudes en visitar nuestra web www.torcal.es