Ocurre todos los años, es empezar el verano y se repiten con frecuencia dos situaciones: la primera es que estamos deseando ir a la playa y darnos un buen chapuzón para mitigar los calores propios de la época estival, y la segunda de ellas es que utilicemos un calzado más fresco y ligero como son las populares chanclas. El problema viene cuando se combinan estos dos factores y dan como resultado que tenemos que coger el coche para ir a la playa y claro no queremos renunciar a tener los pies frescos y cómodos. Conducir con chanclas

Conducir con chanclas a pesar de tratarse de un hábito peligroso por parte de los conductores, no deja de tratarse de una práctica muy común en verano, y es que ¿quién no ha conducido nunca con chanclas? pero… ¿está prohibido? ¿me pueden multar? Os damos todos los detalles a continuación.

¿Está permitido conducir con chanclas?

La realidad es que no hay una normativa especifica que prohíba el uso de chanclas a la hora de conducir, aún así si nos para la policía o la guardia civil, nos podrán multar si consideran oportuno hacerlo. ¿El motivo?

Según el reglamento general de de circulación: 

Artículo 18. Otras obligaciones del conductor.

1. El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía (…)

Como vemos la normativa no habla expresamente sobre el tipo de calzado que no se puede utilizar, pero la policia si puede interpretar que al utilizar chanclas, el conductor está dificultando la libertad de movimiento a la hora de conducir el vehículo, acción que si puede ser sancionable y suele rondar entre los 80 y 100€ de multa. Además «El que avisa no es traidor» por eso la guardia civil está ya informando anteriormente a través de la redes sociales sobre está cuestión.

En definitiva, conducir con chanclas además de tratarse de una práctica peligrosa  para tu seguridad y la de los demás, resulta incomoda, poco práctica y además sancionable. Por eso desde Torcal te recomendamos encarecidamente evitar el uso de este tipo de calzado a la hora de conducir. Además un consejo muy práctico que te damos es el de dejar unas zapatillas o alpargatas de tela en tu coche, de forma que cuando tengas que coger el coche podrás conducir tranquilamente sin preocupación de poner en peligro tu seguridad o de que te pongan una multa.