Todos los días estamos acostumbrados a ver campañas de concienciación sobre el uso del cinturón de seguridad, las medidas que se deben tomar antes determinados casos o como proteger a los más pequeños dentro del vehículo.

Nos lo tenemos más que aprendido.

Pero hay una parte muy importante que se ha quedado en el tintero y que, seguro, a algunos les puede servir de mucha ayuda. Las mascotas, nuestros fieles compañeros de vida… y de viaje.

Ellos también necesitan protección, tanto por su bien como por el nuestro.

¿Sabías que un animal multiplica su peso por 35 en un accidente? Para que te hagas una idea, mira la siguiente gráfica:

Accidente-perro

Además de ponerlos en peligro a ellos, a ti y al resto de pasajeros, te expones a una multa que puede llegar a los 100€.

Por eso y porque nos encantan los animales, te damos las claves para protegerlos cuando vayan contigo en un vehículo:

  • Transportín: es uno de los métodos más seguros, según el RACE. Destinados para perros pequeños y gatos, debe situarse en el suelo detrás de los asientos delanteros. Los perros grandes deberán ir en el maletero, de lado.
  • Arnés: para perros que superan los 10 kg, sujeto al cinturón de seguridad de los asientos traseros. Recomendado usar el doble anclaje.
  • Rejilla divisoria: perros de gran tamaño y vehículos con portón trasero. En este caso, el conductor está totalmente protegido pero no el animal, por lo que se recomienda combinarlo con el transportín.

Esperamos que estas indicaciones te hayan ayudado, seguro que tu mascota te lo agradecerá.

En Torcal lo tenemos claro, los animales deberían ser eternos.