Hoy vamos a refrescar o aprender algunas nociones básicas y de gran importancia para el correcto funcionamiento y mantenimiento de nuestro vehículo.

Y es que en muchas ocasiones abrimos el capo de nuestro vehículo y vemos tantos tapones, cables y tornillos, que es difícil saber qué es cada cosa.

LÍQUIDO ANTICONGELANTE

Su misión es absorber el exceso de calor del motor, de forma que se mantenga en su temperatura ideal, que son unos 90º C.

Tenemos que cambiar el anticongelante cada dos años, y el porqué no es porque pierda su capacidad anticongelante, si no por deteriorarse otras propiedades que pueden afectar bastante a la mecánica de nuestro vehículo; radiador, termostato, etc. Por esa razón hay de cambiarse cada dos años, o 40.000 Km.

*MEZCLAR EL REFRIGERANTE CON AGUA PUEDE PROVOCAR: Corrosión en manguitos y partes metálicas, además de rebajar las propiedades del anticongelante*

temperatura_liquido_frenos

ACEITE DEL MOTOR:image_gallery

Dentro de un motor de combustión se producen constantemente explosiones para que la mezcla de combustible pueda transmitir potencia al vehículo y hacerlo funcionar. Este proceso lo llevan a cabo los pistones, que continuamente se desplazan hacia arriba y hacia abajo. Por ello es muy importante que esta zona del motor esté bien lubricada para evitar rozamientos entre las piezas o aumentos de temperatura que podrían dañar el bloque.

 

El aceite del motor cumple la tarea de lubricar el motor para que todas las piezas se deslicen fácilmente y el proceso de combustión sea satisfactorio.

¿Qué puede ocurrir si no hay suficiente aceite? El motor puede gripar (romper piezas internas y dejar de funcionar de inmediato) o sufrir graves averías que provocan su fin de vida útil. Para evitar estas graves consecuencias tenemos la opción de realizar una acción tan sencilla como revisar el nivel de aceite del vehículo para controlar que todo está en orden.

 

LÍQUIDOS DE FRENOS:

¡Un líquido de frenos en mal estado te puede costar la vida! El potingue absorbe agua.

Reparar los frenos es algo que conviene dejar en manos de tu mecánico. No obstante, quien está todo el día al volante eres tú, por lo que debes estar muy atento a cualquier anomalía. ¿De qué manera? ¿Cuáles son las más frecuentes?

  1. Un chirrido al pisar el pedal
  2. El coche se va de lado

Son pasos sencillos y que proporcionan una mayor seguridad en la conducción. Así que te animamos para que abras el capo de tu coche y lo conozcas a fondo.